Taller de Mecánica de RCR

Richard Childress Racing Fabrica Partes a Pedido empleando la Tecnología Roland

Taller de Mecánica de RCR   |   Welcome, North Carolina

Rocky Helms, gerente de taller de mecánica, tiene literalmente un trabajo a toda velocidad. Helms supervisa el taller de mecánica del mundialmente renombrado equipo automovilístico Richard Childress Racing (RCR) en Welcome, North Carolina. Cada año, el personal de 24 empleados de Helms trabaja dos turnos al día para producir las 170.000 partes suministradas a la totalmente integrada operación de fabricación vertical de RCR.

El taller de mecánica en sí ocupa 2.230 m2 en el campus de 21 hectáreas de RCR. Desde su fundación en 1969, RCR ha obtenido 17 campeonatos y más de 200 victorias en las tres series más importantes de NASCAR, incluyendo tres triunfos en Daytona 500 (1998, 2007 y 2018) y tres victorias en Brickyard 400 (1995, 2003 y 2011).

 

Avanzada Habilidad de Mecanizado

Para ayudar a fabricar los autos de carreras de RCR y mantener sus vehículos de soporte funcionando a la perfección, el taller de mecánica de RCR está equipado con lo último en tecnología de mecanizado avanzado, incluyendo la fresadora de sobremesa MODELA MDX-540.

“Nos encanta la conveniencia, poco mantenimiento y confiabilidad de nuestra fresadora MDX”.

Aunque los trabajos más grandes del taller pueden tomar hasta 10 horas en producirse con sus fresadoras CNC más grandes, los trabajos más pequeños de producción de una sola parte con la MDX pueden ser hechos en tan poco tiempo como 10 minutos. “La MDX ha sido una gran adición a nuestra producción”, dice Helms. “Produce rápida y eficientemente partes de alta calidad”.

RCR usa su MDX-540 de Roland para fresar partes de motor, partes de frenos, separadores de ruedas, amortiguadores y cuerpos de mariposa de pedal de acelerador. El dispositivo también es usado en la creación de accesorios y fresado de partes de fibra de vidrio para bisagras de cabezal, así como para grabar números de identificación en las partes.

 

Fácil Operación

 El personal de Helms prefiere usar la MDX para trabajos más pequeños porque es fácil de programar y operar, y es rentable y eficiente. Ellos aprecian especialmente su cambiador automático de herramientas.

“Nos encanta la conveniencia, poco mantenimiento y confiabilidad de nuestra fresadora MDX. Es de vital importancia para mantener nuestro taller funcionando sin problemas”, dice Helms.