J Signs and Graphics

Anticipando Tendencias con Versátiles Equipos de Impresión

J Signs & Graphics   |   Aberdeen, North Carolina, Estados Unidos

A veces la pregunta no es cómo fundar una empresa, sino cómo mantenerla activa. Especialmente cuando la empresa se enfrenta a grandes e inesperados eventos, tales como una pandemia. Para una respuesta, hablamos con Jeremy White, propietario de J Signs and Graphics en Aberdeen, North Carolina, Estados Unidos. Desde el año 2000 Jeremy ha estado gradualmente haciendo crecer su negocio, un gran letrero a la vez.

Le preguntamos a Jeremy qué requiere para abrir un taller, cómo enfrentar las inevitables tormentas, y qué hace para estar adelante de las tendencias.

 

Cuéntenos cómo empezó todo.

Jeremy White: en los años 90 había trabajado en Fayetteville para otra empresa de letreros ubicada fuera de un taller gráfico. Terminé dirigiendo la parte del taller gráfico del negocio y, cuando se puso lento, decidí fundar mi propia empresa.

 

“Usamos tintas TR2 de Roland DG en nuestras dos VG, lo cual ayuda en la igualación y consistencia cromática”.

 

En el año 2000, fundé J Signs en mi dormitorio con una cortadora. En el 2003 me mudé a una tienda de 93 m², y luego a un espacio de 418 m². Ahora nos encontramos en unas instalaciones de 557 m² ubicadas en la ciudad, las cuales incluyen un espacio de trabajo de 278 m² con mesas de corte, oficinas abiertas, y un zona de exhibición. En la parte posterior tenemos 278 m² de espacio de garaje con una puerta de 3,65 m. El espacio es de aproximadamente 24 m de profundidad, así que podemos meter casi cualquier cosa como camiones u otros vehículos grandes.

Al principio yo lo hacía todo, pero empecé como diseñador. Ahora tengo otras dos personas que trabajan en diseño, junto con instaladores. En total contamos con siete empleados en la actualidad.

 

¿Cómo seleccionaron su tecnología de producción?

Trabajé con la gente de Southeast Sign Supply para elegir mi primera impresora: una impresora/cortadora VersaCAMM de 137 cm de Roland DG. Esa resultó ser una gran recomendación ya que además de una producción de alta calidad, su integración de impresión y corte hizo mi flujo de trabajo mucho más fácil.

Para mi próxima impresora me quedé con la marca Roland DG y compré una impresora/cortadora TrueVIS™ VG-540 de 137 cm. Cuando uno tiene gente haciendo fila esperando sus productos terminados, uno necesita equipos confiables y de alta calidad.

Cuando llegó el momento de obtener una máquina nueva, seguí con Roland DG y compré la impresora/cortadora TrueVIS™ de última generación, la VG2-540. Aprecio en verdad su gama de colores más amplia y mayor velocidad, junto con su exactitud de corte. Usamos tintas TR2 de Roland DG en nuestras dos VG, lo cual ayuda en la igualación y consistencia cromática.

Aún usamos nuestra VersaCAMM, principalmente como trazadora. Nunca pensé que necesitaría dos impresoras, pero resulta que hacemos funcionar ambas máquinas casi a tiempo completo, y a veces durante la noche.

Para redondear nuestra producción también tenemos una fresadora CNC de 1,2 m × 2,4 m, una impresora UV de cama plana, un grabador láser, dos máquinas dobladoras de letras de canal, y laminadoras.

 

¿A qué industrias sirven?

Uno de nuestros principales clientes es un fabricante de kioscos cuya clientela incluye muchos minoristas de grandes volúmenes como Walmart y Target. Producimos todos sus gráficos, a menudo con plazos de entrega muy breves. También producimos muchos gráficos de vehículos de emergencia para el alguacil y los hospitales locales. Además producimos muchos letreros así como abundantes rotulaciones para tiendas minoristas, restaurantes y proveedores de servicios.

 

¿Cuáles consideras son las especialidades de su taller?

Una de nuestras especialidades es definitivamente la rotulación de vehículos. Hacemos rotulaciones de forma parcial y completa para empresas de servicio pequeñas y para grandes con flotas de hasta 35 vehículos. Probablemente hemos hecho más de 1.000 rotulaciones. Un proyecto divertido de gráfica vehicular fue la rotulación de un prototipo de Mercedes Benz 180SL. También nos especializamos en letreros con letras de canal.

 

¿Cómo es un día típico de su empresa?

Casi todos los días son una locura. Les pedimos a nuestros clientes que nos den tres días de plazo de entrega, pero nuestro cliente más grande produce gráficos para kioscos y generalmente necesita sus trabajos ya listos en un día. Los gráficos tienen que ir en tres o cuatro lados de los muchos quioscos que estén haciendo ese día, lo cual significa la impresión, laminado y corte de contornos de 500 o 600 gráficos por trabajo.

Una función muy conveniente para nosotros de nuestras impresoras Roland DG es el cambio de cantidades y el anidado de trabajos. La impresora agrega marcas de corte en cada línea. Si antes me tenía que quedar durante la noche y presionar el botón de imprimir una y otra vez, ahora simplemente ingreso las cantidades necesarias y las dejo funcionar sin atender.

 

¿Cómo ha afectado la COVID-19 a su empresa? ¿Están empezando a notar un retorno a la normalidad?

Estuvimos cerrados durante una semana antes de determinar que nuestra empresa era considerada esencial. Hacemos muchos trabajos de emergencia así como trabajos para el hospital y el alguacil. Cuando nos cayó la cuarentena habíamos tenido un mes completo de trabajo, pero solo nos retrasamos una semana para entregar nuestros trabajos, lo cual no estuvo mal. Nuestro negocio en verdad no se perjudicó porque nuestros clientes más grandes permanecieron abiertos.

 

¿Cuál es el futuro de J Signs and Graphics? ¿Hay áreas de su negocio que le gustaría expandir?

Creemos que el sector de rotulaciones de vehículos continuará creciendo. Si uno cubre un vehículo con gráficos troquelados uno puede llamar la atención, pero las letras de vinilo ya no son tan atractivas como antes. En ciudades más grandes cercanas hay talleres que han estados haciendo rotulaciones completas de vehículos ya por un buen tiempo, pero eso recién está poniéndose de moda aquí.

Cuando un vehículo tiene una rotulación completa a todo color de un aviso de un servicio, sin importar que la gente desee o no dicho servicio, esa rotulación no solo llamará la atención sino que se quedará en sus retinas. En lo que respecta a publicidad, no creo que haya nada mejor.