Taller de Letreros de 27 Años Sigue en Pie con un "Generador de Dinero" Roland

Higgins Signs   |   Evansville, IN

Tal como el resto del mundo, la industria de avisos era distinta en 1978. Ese año, John Higgins tomó las riendas del taller de avisos de su papá, solidificando el negocio con la pintura de carteles y publicidad para exteriores. Su trabajo era excepcional y los clientes seguían regresando.

A través de los años, Higgins vio la llegada de nuevas tecnologías, lo cual incluyó cortadoras de vinilo y finalmente, impresoras digitales. Aunque inicialmente se había comprometido con las técnicas antiguas, aprendió a acoger dichos cambios y hoy en día utiliza su cámara digital, el computador, Photoshop y una impresora/cortadora Roland SOLJET de 54” para crear gráficos digitales fantásticos para su creciente lista de clientes.

“Al acoger la impresión digital durante su desarrollo, pudimos conseguir y crear una clientela de impresión digital grande. A raíz de ello, nuestro negocio ha crecido a un ritmo acelerado.”

“Mi némesis se convirtió en mi mejor amigo,” dijo Higgins. “Al acoger la impresión digital durante su desarrollo, pudimos conseguir y crear una clientela de impresión digital grande. A raíz de ello, nuestro negocio ha crecido a un ritmo acelerado.”

Hoy, la SOLJET es el pilar del 85 por ciento de los negocios del taller. Permite que el taller produzca una gran variedad de gráficos, lo cual incluye arte para vehículos, avisos para carreteras, carteles, exhibidores de puntos de compra y publicidad para tiendas.

Hoy en día, Higgins Signs va bastante adelante. Además de producir casi toda clase de avisos imaginables, el taller está probando métodos de impresión digital constantemente, para crear algo extraordinario. Hace poco, el taller acertó con un aviso de carretera de 4x8 impreso en material reflector.

“Mi Roland es bastante lucrativa,” dijo Higgins. “Cuando los clientes ven lo que representa para sus gráficos, quedan verdaderamente asombrados.”