Full Point Graphics

Exhibiendo Calidad

Full Point Graphics   |   Brooklyn, New York, Estados Unidos

Como artista, Hiroshi Kumagai siempre admiró cómo los museos y organizaciones culturales enfrentaban dificultades: necesitan gráficos de extremadamente alta calidad los cuales pueden difíciles de encontrar y, a menudo, bastante caros. Cuando en el año 2011 Hiroshi fundó su empresa de letreros Full Point Graphics en Brooklyn, New York, Estados Unidos, él se concentró en servir a este exigente mercado.

Hablamos con Hiroshi sobre su trayectoria hasta abrir su propio taller, cómo el mercado de museos es diferente de los otros mercados que sirve, y cómo su empresa y clientes están lidiando con los efectos de la pandemia.

 

¿Cómo pasó usted de artista a propietario de un taller de letreros?

Hiroshi Kumagai: por muchos años yo había estado usando sustratos de vinilo para mis obras de arte. Un amigo mío que solía tener un taller gráfico me contó sobre las máquinas de corte de vinilo, y decidí invertir en una cortadora para mis propias obras de arte. Una vez que tuve dicho dispositivo, empecé a pensar sobre otras maneras de usarlo.

 

“La calidad cromática de la VG2 fue una consideración primordial para nosotros”.

 

Como artista, entendí que muchos museos y organizaciones culturales tienen problemas para encontrar buenos proveedores gráficos ya que sus estándares son extremadamente altos y muchos talleres de letreros no pueden o no están dispuestos a llevar su producción a esos niveles. Adicionalmente, cumplir con las exigencias de los clientes para una producción de tal alta calidad puede resultar muy caro.

En ese entonces trabajaba en mi sala y dormitorio extra, lo cual me ayudó a mantener bajos los costos. Dado que ya estaba familiarizado con los estándares que los museos e instituciones culturales establecen para sus trabajos gráficos, decidí abrir un negocio que sirva a dichos tipos de clientela.

Claro que hacemos letreros para tiendas, restaurantes y otros negocios, pero nuestro negocio principal es el planeamiento de exhibiciones de gráficos para museos. Por eso es que somos conocidos.

 

¿Cómo eligieron sus equipos de impresión?

Nuestra primera impresora fue un dispositivo de inyección de tinta para principiantes que funcionaba bien al comienzo pero terminó teniendo muchos problemas mecánicos. Faltando solo dos cuotas de pago, simplemente dejó de funcionar del todo. Ahí dije basta.

Necesitaba una impresora de formato grande confiable que entregue una gran calidad de impresión. Luego de estudiar impresoras exhaustivamente y de hablar con nuestro distribuidor local, compré una TrueVIS™ VG2-540 de Roland DG.

La calidad cromática de la VG2 fue una consideración primordial para nosotros. Además, la gama expandida de las nuevas tintas TR2 hace mucho más fácil y precisa la igualación de colores.

Ya que muchos de nuestros trabajos son para entregar al día siguiente o durante la noche, la velocidad de impresión de la VG2 es extremadamente importante.

También aprecio la facilidad de uso y confiabilidad de la VG2. La habilidad de corte integrado es una gran ventaja también, ya que no tenemos que interrumpir el flujo de trabajo de la cortadora. En resumen, la VG2 tiene todas las funciones que necesitamos.

 

Cuéntenos sobre su taller.

¡Es extremadamente pequeño! Esta es New York City, y la renta es muy alta. Nuestro taller actualmente es de poco más de 93 m² con dos empleados principales. Cuando empezó la pandemia tuvimos que reducirlo a 42 m². Afortunadamente volvimos a estar ligeramente más ocupados en agosto y volvimos a expandir nuestra área.

La TrueVIS™ VG2 es nuestra impresora principal. También tenemos una impresora de respaldo de 111 cm, dos cortadoras de 76 cm y 137 cm, una laminadora en frío y una laminadora en caliente. No es mucho, pero podemos hacer bastante con esta maquinaria básica.

Compartimos con otros artistas un piso en un enorme edificio industrial. Algunos son como nosotros, pequeños empresarios, mientras que otros son artistas, diseñadores y fotógrafos profesionales.

Es para nosotros el entorno perfecto. Cuando tenemos un trabajo grande, podemos alquilar un espacio adicional por uno o dos meses. Tenemos un área en exteriores para hacer trabajos que puedan ensuciar, y una caseta de pulverizado. Incluso tenemos una galería dentro del edificio.

Por supuesto mi sueño es tener un taller más grande, pero necesito mantener bajos mis gastos y alta mi calidad. Es fácil obtener un préstamo, invertir y expandir si deseo hacerlo, pero es muy difícil mantener la calidad. Nuestros clientes pasan meses, incluso años, trabajando en sus proyectos. Al final, nuestro trabajo es materializar su visión. Tenemos que prestar mucha, o más atención, y respetar la producción e instalación de sus proyectos a medida que los van diseñando.

 

¿Quiénes son algunos de sus clientes?

Somos muy afortunados de trabajar con el Museo Metropolitano de Arte casi cada semana. Dos de los proyectos más recientes que hicimos allí fueron gráficos para Making the Met: 1870-2020 y Costume Institute: About Time. También trabajamos en las exhibiciones #ICPConcerned, COVID New York y George Gergiou del Centro Internacional de Fotografía, así como con el Centro Schomburg para la Investigación de la Cultura Negra de la Biblioteca Pública de New York, en su Traveling While Black: A Century of Pleasure, Pain & Pilgrimmage.

Nos gusta mucho producir gráficos de museos. Entendemos su lenguaje y estamos familiarizados con dichos tipos de entornos. Es también un gran beneficio poder ver asombrosas exhibiciones de arte siendo creadas antes de que el público las pueda admirar. ¡A menudo también nos invitan a las recepciones de inauguración!

También trabajamos con algunos promotores inmobiliarios comerciales y residenciales de alta categoría, y tenemos buenas relaciones con muchos restaurantes locales. Producimos muchos murales de paredes de interiores, y hemos manipulado muchos gráficos de distanciamiento social para pisos en estos últimos meses. Los diseñadores con los que trabajamos provienen de las mejores escuelas del mundo. Es todo un placer trabajar con tantos profesionales talentosos. Tener clientes con estándares extremadamente altos nos hace una mejor empresa.

 

Cuéntenos sobre su trabajo para el Africa Center.

Este proyecto terminó siendo una gran prueba para nuestra impresora/cortadora TrueVIS™ VG2 debido a las amplias gamas de colores, el tamaño del proyecto y el breve tiempo de entrega impuesto. Para la primera etapa del proyecto de Africa Center, producimos gráficos perforados para las más de treinta ventanas de gran tamaño (228 cm × 203 cm) del centro para su colaboración con el Museum of Food and Drinks. Los gráficos mostraban las comidas y culturas africanas, y tenían muchos colores vibrantes como naranjas, amarillos y púrpuras. La amplia gama cromática y las tintas TR2 de nuestra VG2 hicieron que los gráficos se vean asombrosos y los clientes, quienes nunca antes habían trabajado con nosotros, estuvieron extremadamente impresionados con nuestro trabajo.

La segunda parte del proyecto fue activar las mismas ventanas grandes con mensajes apoyando al movimiento Black Lives Matter. Aquí laboramos con el Africa Center de forma voluntaria diseñando, imprimiendo e instalando los gráficos de ventanas en solo tres días. Esto fue extremadamente desafiante debido al alto volumen y al tiempo breve de entrega, pero nuestra VG2 trabajó el proyecto fácilmente y nos permitió realizar el proceso de impresión-a-laminado en solo unas cuantas horas.

 

¿Cómo ha afectado la COVID-19 a su empresa? ¿Están empezando a notar un retorno a la normalidad?

Aún recuerdo el momento cuando el Museo Metropolitano de Arte anunció su cierre temporal. Para la semana siguiente TODOS mis clientes habían cerrado. Nuestro trabajo se detuvo por completo en cuestión de días.

Tuve que reducir mi estudio y suspender a mis trabajadores autónomos. No me sentí orgulloso, pero habíamos pasado a un modo de supervivencia. Era una situación sin precedentes en nuestras vidas.

Pero todo esto también me dio la oportunidad de pensar qué podríamos hacer para nuestros clientes durante un periodo tan difícil. Ya que muchas organizaciones culturales estaban sufriendo sin visitantes ni ingresos debido a la cuarentena, decidí contribuir con los clientes que habían sido leales a nosotros por tantos años.

Creamos marcadores de distanciamiento social a precio de costo para muchos clientes. Yo continúo manteniendo los costos bajos lo más que puedo para toda mi clientela.

No diría que todo está siquiera volviendo a la “normalidad”. Sin embargo, vemos que muchos proyectos ya están regresando y creo que mi negocio ya está en aproximadamente un 60% de nuestro nivel pre-COVID-19.

 

¿Cuál es el futuro para Full Point Graphics? ¿Hay áreas de su negocio que le gustaría expandir?

Queremos hacer crecer nuestro negocio, pero únicamente invertir en nuevos equipos no garantizará el éxito. Tener buenas máquinas es importante, pero la verdadera clave es ser capaz de diferenciar nuestra empresa de competidores más grandes. Somos un estudio boutique y tenemos que hacer lo que hacemos MEJOR.

Actualmente vuelven a estar de moda las cosas pintadas o hechas a mano. Me gustaría hacer más murales a gran escala y pintados a mano. Esa sería una manera de combinar la tecnología de impresión que tenemos con el talento de los artistas con los que trabajamos.

Nuestra meta es ser un estudio único en su género.